Suprathel®: cómo un instituto de investigación textil para la industria del automóvil desarrolló un nuevo sustituto de la piel

Stuttgart Suprathel®

La historia de Suprathel® es fascinante: explica cómo un instituto de investigación textil para la industria del automóvil desarrolló un material sintético que ha resultado ser un nuevo y exitoso sustituto de la piel, con grandes aplicaciones en cirugía plástica. 

Suprathel®, distribuido en España por PRIM Cirugía Plástica, es una membrana sintética microporosa reabsorbible, homologada como reemplazo aloplástico de la piel humana en el tratamiento de heridas epidérmicas y dérmicas. Se utiliza en distintas lesiones, como abrasiones, quemaduras de segundo grado parcial o total, zonas donantes de injertos y pérdidas de tejido dérmico ocasionadas por traumatismos.

Igual que una segunda piel, Suprathel® cubre la herida y, gracias a sus propiedades específicas, acelera una cicatrización sin complicaciones. Se ha desarrollado de manera análoga a la piel humana, con la que comparte propiedades como elasticidad, permeabilidad al vapor de agua e impermeabilidad a las bacterias.

Una historia sobre la belleza de la ciencia

Además de mostrar una eficacia y una efectividad evidentes en diversos procedimientos quirúrgicos de medicina plástica, estética y reparadora, Suprathel® surgió en la década de los 90 del siglo pasado, y nació de una historia que ejemplifica la belleza de la colaboración en la ciencia. 

A principios de 2021, el portal de publicaciones académicas MDPI publicó el artículo de revisión Made in Germany: A Quality Indicator Not Only in the Automobile Industry But Also When It Comes to Skin Replacement: How an Automobile Textile Research Institute Developed a New Skin Substitute, en el que algunos de sus protagonistas explican esta historia, la exitosa colaboración en I+D de entidades alemanas públicas y privadas, industriales y sanitarias, que dio lugar a esta ‘segunda piel’, bautizada como Suprathel®.

Stuttgart es una de las zonas más innovadoras de Alemania, sede de varias empresas automovilísticas multinacionales, entre ellas Daimler AG (Mercedes) y Porsche, de una universidad ‘clásica’ y otra tecnológica y de ciencias aplicadas, ambas de gran prestigio, además de muchos centros de investigación y empresas centradas en proyectos de I+D.

Detalle de mapa de Alemania con la ciudad de Stuttgart en el medio.

El germen: usar textil biodegradable como vendaje sanitario

El Instituto Alemán de Investigación de Textiles y Fibras Denkendorf (DITF), el centro de investigación textil más grande de Europa, es una de esas organizaciones de perfil innovador presentes en Stuttgart y el objetivo de su programa de I+D es desarrollar materiales biodegradables de nulo o mínimo impacto medioambiental. La idea de usar uno de sus productos en desarrollo como vendaje sanitario es el germen de Suprathel®. En este contexto, desarrollar un sustituto de la piel sintético y biodegradable parecía un enfoque más que convincente para abordar las necesidades no cubiertas del cuidado de las quemaduras graves y las carencias de los sustitutos de piel biológicos.

El Instituto Denkendorf y el Centro de Quemados de Stuttgart, adscrito a la Clínica de Ortopedia, Cirugía Traumatológica y Traumatología Deportiva del Marienhospital constituyeron una empresa conjunta, bajo la supervisión del Centro Alemán de Biomateriales y Órganos Sustitutos Stuttgart–Tübingen, del Ministerio Federal de Educación e Investigación alemán, y con el apoyo del Gobierno de Baden-Württemberg y la Universidad de Tübingen, para desarrollar un material que “combinase las ventajas de los sustitutos biológicos y sintéticos”.

Desarrollar un material «definitivo»

Los participantes consideraban que desarrollar un material ‘definitivo’ era una condición indispensable para lograr un avance significativo en los procesos de sustitución de piel, mejorando el cuidado de quemaduras y otras lesiones cutáneas graves. La elección del material sobre el que se centraron las investigaciones se basó en las características de la degradación a ácido láctico y sus sales y la reabsorción completa de las polilactidas.

De forma concreta, el objetivo era desarrollar un apósito transparente y permanente que permitiera una evaluación adecuada de la herida tratada, que sirviese como reemplazo epitelial hasta que la herida hubiera sanado por completo y que favoreciese tanto la analgesia como la regeneración celular sin crear perturbaciones del epitelio dañado. Además, su durabilidad también debía evitar la infección o el compromiso iatrogénico al cambiar el apósito. Los cambios de vendaje, en caso de ser necesarios, debían ser lo menos dolorosos y sencillos posible. 

Las investigaciones clínicas realizadas durante el desarrollo de Suprathel®, que se aplicó por primera vez a una persona en 1999, reflejaron su fácil manejo, capaz de aliviar la carga de trabajo del cirujano plástico. Para el paciente, sus ventajas son de una importancia crucial: alivia el dolor y facilita una curación rápida de las heridas con una baja tasa de infección y buenos resultados cosméticos. 

Primera aplicación de Suprathel® en zona donante de tejido en 1999

Primera aplicación de Suprathel® en zona donante de tejido en 1999.

Además, una mejor comprensión del proceso de degradación explicó la reducción del estrés oxidativo sistémico mostrado en las investigaciones clínicas en comparación con otros apósitos, afectando positivamente el tiempo de cicatrización de las heridas y promoviendo la reducción del área dérmica total que requiere injertos de piel. 

Una vez alcanzados los objetivos básicos de la investigación, se fundó una spin-off del Instituto Denkendorf, PolyMedics Innovations GmbH, surgida con el objetivo de investigar más a fondo este apósito médico y promover su desarrollo clínico y comercial. Actualmente, Suprathel® se comercializa con éxito en cerca de 40 países del mundo y PRIM Cirugía Plástica lo distribuye en exclusiva en España. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.